jueves, 24 de noviembre de 2011

¿Quién sube la apuesta?

El programa de Estados Unidos que alienta a que las mamas jueguen a las muñecas con sus hijas de verdad llegó al límite de lo esperable. Una concursante (mamá) decidió vestir a su hija de 3 años de prostituta como en la película ¨Mujer Bonita¨.





Kristina Rai tiene 22 años y creía que tenía labios feos, así que empezó a inyectarse botox. Ya se dió 100 inyecciones: “Me parecen fantásticos, me encantan los enormes labios de Jessica Rabbit. Ella era mi modelo de la mujer perfecta".